El purgatorio y los errores de los medios de comunicación

Ayer jueves el programa La brújula, de Onda Cero, dirigido por Carlos Alsina abría una nueva sección. Su título: El purgatorio.

En esta sección dirigida por Josu Mezo, autor del blog Malaprensa, van a hacer algo similar a lo que hace Josu en su blog, pero en versión radio, es decir, seleccionar y comentar noticias de los días anteriores que contengan errores importantes, sobre todo en cuestiones relacionadas con los números y las estadísticas.

Ya hemos dicho por aquí en varias ocasiones que el anumerismo del que hacen gala los medios de comunicación es más que palpable, y aún siendo un problema lo peor es que nosotros nos dejemos manipular por esos datos.

El tema con el que abrieron sección es el de la vuelta al cole y el coste que supone para las familias. En el audio que se puede descargar desde aquí Josu desgrana los errores cometidos, habituales por otra parte cada vez que aparece alguno de estos estudios.

Una sección más que recomendable y que se podrá seguir todos los jueves a eso de las 21,00 horas (hora española) en Onda Cero.

Anuncios

Gráficas curiosas

Varias veces hemos hablado ya por aquí del anumerismo, un término inventado por John Allen Paulos y que alude a la incapacidad de comprender conceptos matemáticos aplicados en la vida real y, en un sentido amplio, la incapacidad de entender el mundo de manera científica y racional.

Desconozco si se hace a propósito o simplemente es una muestra más del desconocimiento que tienen los periodistas en particular y los medios de comunicación en general de las matemáticas. En cualquier caso somos fácilmente manipulables y aquí podemos ver una muestra más de ello.

Hoy se han conocido los datos del paro en España en el mes de agosto, con un descenso de 31 personas respecto al número de inscritos el mes anterior. Pero no es esto de lo que vamos a hablar, sino de las gráficas que al respecto han publicado varios medios de comunicación.

Libertad Digital publicaba en su web la siguiente gráfica:

paro-ld

¿Curioso, verdad? En el eje vertical (conocido como eje de ordenadas) pasamos de 4,8 a 4,7, de 4,7 a 4,6, de 4,6 a 4,5 y de 4,5 millones de parados a cero. Directamente y sin el menos atisbo de vergüenza… Si se hubiera mantenido la misma escala en el eje vertical la gráfica resultaría auténticamente brutal.

Más llamativo aún resulta el gráfico que han mostrado hoy en el informativo de Televisión Española (TVE):

paro TVE

Según el gráfico estamos a punto de que el paro desaparezca, pero estamos en una situación muy similar. Si nos damos cuenta los 4.698.783 desempleados levantan muy poco pero parece que los 5.040.222 son un mundo…

Más acertada y cercana a la realidad es el gráfico que nos muestra El País:

paro pais

En este caso sí que vemos toda la escala en el eje vertical, y parece bastante claro que el descenso del paro producido en los últimos meses no es tan enormemente espectacular como algunos nos quieren hacer ver…

No es lo mismo bar por persona que persona por bar

El orden de los factores sí altera el producto, al menos cuando de noticias se trata.

No es la primera vez que escribo en el blog sobre el anumerismo tal y como lo definió John Allen Paulos que se gastan los medios de comunicación.

Esta tarde ha sido comidilla en Twitter la noticia publicada en Abc que dice que En La Rioja hay una media de 142 bares por persona, según un estudio.

pantallazo-abcSí, como lo oyen, ese es el titular pero luego la noticia abunda en el tema. La noticia, firmada por la Agencia EFE y publicada a las 15,11 horas, dice que según un estudio que ha presentado Coca-Cola en La Rioja hay 142 bares por habitante, lo que la convierte en la comunidad autónoma con mayor número de establecimientos de este tipo por habitante. La siguiente región según el estudio es Extremadura, con 124 bares por habitante.

Lo curioso es que algo más adelante dice que “las regiones con menos son Murcia y Navarra, con 531 y 340 locales de este tipo por ciudadano, respectivamente”. A mí que me lo expliquen, pero si en Murcia hay 531 locales de este tipo por ciudadano, me parece que son más… No sé, pero me temo que el que hizo el estudio pasó por todos los bares antes de redactarlo, o quién escribió la noticia decidió que quería comprobar si era cierto y también se fue de bares…

He buscado información sobre el número de habitantes en La Rioja y son algo así como 323.609 lo que multiplicado por 142 bares nos da la espectacular cifra de 45.952.478 establecimientos sólo en esta región, y eso parece demasiado.

Se me escapa que primero una agencia de noticias lance este teletipo, pero que luego haya medios que la repliquen tal y como les llega le hace a uno pensar si los medios de comunicación llegan al límite mínimo de calidad que se les puede exigir. ¿El redactor que luego la publica en la página web no cae en el error?, ¿alguien de ABC no se da cuenta de lo que han publicado?, ¿los continuos mensajes en las redes sociales no les hacen rectificar? De verdad me parece inexplicable, pero también, y eso es lo peor, muy preocupante del nivel de desconocimiento matemático que tienen los medios de comunicación en general.

Por cierto, que en larioja.com, la misma noticia firmada por la Agencia EFE a las 16,14 horas muestra la noticia diciendo que hay un bar por cada 142 habitantes, lo cual empieza a tener algo más de sentido.

¿Logaritmos, algoritmos…, son lo mismo?

A través del Twitter de Clara Grima y del Zombi de Schrödinger veo que El País ha colado una pequeña errata en un artículo que además no deja de ser ya un poco viejo..

Dice el último párrafo de la noticia:

Las 12 palabras del tuit podrían haber estado diseñadas para asustar a los logaritmos de Wall Street en nanosegundos. Pero fue la reacción humana de los brókeres lo que reencauzó el drama. Con los lectores, a final de cuentas únicos seres invariablemente humanos en la era digital, pasa lo mismo. “El poder de detener los bulos está en ellos”.

No deja de ser un ejemplo más del anumerismo del que hacen gala los medios de comunicación. Hace un mes hablaba de ese mismo tema aquí, y suponía que era algo que sucedía más por desconocimiento del periodista que por mala intención.

Pero bueno, en cualquier caso no está mal echar unas risas a cuenta de ello.