La importancia de leer -y entender- bien los problemas de matemáticas

Hace un par de meses reseñaba por aquí un libro,  El asesinato del profesor de Matemáticas, de Jordi Sierra, relacionado con las matemáticas y dirigido a chavales de los primeros cursos de secundaria (12-14 años aproximadamente). En ese libro el autor, por boca del profesor de matemáticas nos dice lo siguiente:

Las matemáticas son esenciales. Después de la lengua, lo más importante. Y que conste que soy de los pocos profes de mates que reconocen eso, porque la mayoría os dirá que lo principal son las matemáticas. Yo pienso que sin saber leer ni escribir primero decentemente, no hay matemática que valga. Pero da igual: son esenciales. Os ayudan a pensar, a racionalizar las cosas, a tener disciplina mental. ¿Vosotros leéis?

Yo creo que no le falta razón. El curso pasado hice un pequeño experimento con mis alumnos de la academia, participaron un buen número de ellos, desde alumnos de primaria hasta universitarios y ciertamente los resultados no fueron demasiado sorprendentes. El experimento se basaba en uno realizado por Stella Baruk profesora e investigadora matemática en el libro La edad del capitán.

Comencé diciendo que les iba a proponer un problema matemático y que debían poner la respuesta que consideraran adecuada en un papel sin hacer ningún tipo de pregunta ni hablar con sus compañeros.

Hay 26 ovejas y 10 cabras en un barco. ¿Cuántos años tiene el capitán?

Las respuestas fueron de lo más variopinto, desde algunas que utilizaban los números del enunciado para operar con ellos y dar posibles respuestas, a números completamente aleatorios y también ciertamente algunas, las menos, que respondían indicando que con esos datos no era posible responder al problema.

En el enlace anterior se nos ofrecen algunas posibles causas a estas respuestas. Personalmente creo en muchas ocasiones el colegio influye negativamente en los alumnos a la hora de enseñarles matemáticas. Los alumnos detectan que tras explicarles un determinado tema justo a continuación llegan los problemas relacionados con ese tema y deben utilizar lo aprendido para resolver esos ejercicios, y un buen número de veces no dejan de hacerlo de un modo totalmente automático, sin pensar y razonar en lo que están haciendo. El aprendizaje de las matemáticas debería ser algo más natural y no tan forzado y ceñido a los corsés que imponen las programaciones. ¿Por qué no proponer primero los problemas y después de que hayan intentado resolverlos por sus propios métodos, en grupos, colaborando, usando sus recursos, ofrecerles herramientas que les faciliten esas resoluciones? Posiblemente ganaríamos algo muy importante, y es que los chavales verían que las matemáticas tienen su utilidad, y es que esta es una de sus principales preocupaciones. Pero, ¿para qué sirven las matemáticas?

El acertijo que propongo hoy va relacionado con este tema del que hemos hablado, así que seguramente no habrá la mayor dificultad en encontrar la solución, pero en cualquier caso, puede ser interesante proponérselo a los pequeños de la casa para ver si han estado pendientes de lo que han leído o les hemos contado… Vamos con ello.

Vas conduciendo un autobús y como buen conductor debes estar muy atento a las paradas que realizas y al número de pasajeros que suben y bajan en cada una de las paradas. El autobús sale de la cochera y en la primera parada suben cuatro viajeros. En la siguiente parada suben dos viajeros y baja uno. El autobús continúa su recorrido y al llegar a la siguiente parada, una de las más importantes de la ruta suben 22 viajeros y bajan 2. Continúa la ruta y al llegar a la siguiente parada son 2 viajeros que suben y 5 los que se bajan. La siguiente parada está frente a un colegio y en ella bajan 15 personas en total. Ahora podríamos preguntar varias cosas, como por ejemplo el número de viajeros que hay en ese momento en el autobús, incluso el número de paradas que ha realizado hasta este momento, pero la pregunta es mucho más fácil, ¿cómo se llama el conductor del autobús?

10 pensamientos en “La importancia de leer -y entender- bien los problemas de matemáticas

  1. Estoy contigo en tu planteamiento, porque lo he experimentado y porque lo sigo viendo en algunos casos. Pero algunos nos dimos cuenta de ese error hace tiempo y además de tu propuesta, planteamos problemas, ejercicios, acertijos,… durante todo el curso, variados y sea cual sea la unidad impartida en ese momento..

    • Cierto Alex y además creo que cuando, como es tu caso, los chavales llegan a caso diciendo que su profe les ha puesto un acertijo… se los ha ganado. Ha conseguido que muestren interés, que impliquen a la familia, etc. Evidentemente eso lleva su trabajo y su tiempo lo más fácil es coger el libro de texto y decirles página 25 problema 3. Así que gracias por ser así😉

  2. Pingback: Café con azúcar | Matemáticas Divertidas

  3. Pingback: Juntando montones de paja | Matemáticas Divertidas

  4. Pingback: Soluciones a los acertijos del mes de septiembre | Matemáticas Divertidas

  5. Pingback: Comentario en La importancia de leer -y entende...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s