Tema recurrente en estas fechas: Libros de texto

El artículo de hoy se sale de la temática habitual del blog, pero en cualquier caso no deja de tener relación con el mundo educativo y por eso me permito publicarlo aquí…

Hasta hace dos años la práctica totalidad de las Comunidades Autónomas subvencionaban de una manera u otra la compra de libros de texto implementando para ello diferentes programas de ayudas. Las dos más habituales son, o eran, la ayuda directa en la que las familias recibían un importe determinado para la compra de estos libros y los programas de préstamo y reutilización de los libros.

Ya el curso pasado se produjeron cambios significativos, y así por ejemplo la Comunidad de Madrid eliminó las becas de libros de texto que hasta entonces se venían concediendo. Con este cambio la Comunidad de Madrid ahorraba buena parte de su presupuesto -lástima que estos ahorros no se lleven a cabo también en otras partidas de esas que no afectan tanto a los ciudadanos-. El año pasado la Comunidad de Madrid anunciaba a los colegios que les iban a transferir unos fondos “con la instrucción de que compren libros a los alumnos de rentas más bajas”, pero tras esto sólo se enmascaraba un recorte brutal de las ayudas. Este año, al colegio en el que estudian mis hijas, con unos 700 alumnos aproximadamente, la Comunidad de Madrid le destina la espectacular cifra de 1057,98 euros

El curso pasado las confederaciones de padres de alumnos coincidían en reclamar una racionalización en el gasto que suponen los libros para las familias, y se solicitaba la reutilización de estos libros y manuales. No cabe duda de que quién más y quién menos cede los libros a familiares o conocidos, pero para nuestra desgracia cada pocos años los manuales de texto cambian por obra y gracia de unas editoriales que con la anuencia de los gobiernos de turno permiten que los manuales y libros de texto varían cada pocos años (o al menos más de lo que las familias quisiéramos) y en muchas ocasiones simplemente con mínimas variaciones entre unas ediciones y otras.

No cabe duda de que los libros de texto son de suma importancia para las editoriales, y así en el año 2011 supusieron el 31,3% de la facturación del mercado editorial en España según reflejan los datos del informe de la Federación de Gremios de Editores‘Comercio interior del libro en España 2011’.

El mercado del libro es muy jugoso y son demasiados los intereses que hay en juego, editoriales, empresas distribuidoras, librerías, colegios que venden libros, departamentos que eligen manuales no en función del interés de los alumnos sino más bien buscando algo a cambio y podríamos seguir con la lista. Hace unos días me llamaba la atención un artículo publicado en el blog de María Barceló que denunciaba unos hechos que mirados con detenimiento no dejan de ser preocupantes y que dejan una sensación de actividad mafiosa…

Soy de los que piensan que los libros de texto no son tan necesarios como se nos intenta hacer ver, hay profesores que no utilizan libros y que proporcionan a sus alumnos material mucho más útil e interesante para llevar a cabo su labor. No tengo demasiado claro que el uso de los libros de texto repercuta de una manera positiva en el aprendizaje de los alumnos, mi experiencia me dice que hay libros de determinadas asignaturas que los alumnos ni siquiera saben como manejar, y así por ejemplo muchos profesores y alumnos usan sus libros de texto única y exclusivamente para tener unos cuantos ejercicios y problemas que realizar, que alguien intente convencerme de que eso es mejor que un simple documento colgado en la página web o directamente fotocopiado con determinados ejercicios a realizar…

Recientemente he conocido una iniciativa puesta en marcha por un grupo de profesores de la comunidad madrileña que me ha parecido sumamente interesante. En este enlace se puede acceder al material que han preparado y que ojalá muchos centros puedan hacer suyo.

Antes de terminar no quiero dejar de citar y comentar la iniciativa de Elena Alfaro que puso en marcha una petición en Change.org Por un precio justo para los libros de texto y también quiero compartir el vídeo #1libropara5 que creo que presenta muy a las claras como se pueden mejorar aquello que no funciona bien. Entre todos podemos.

Nota: Este artículo se publica de forma simultánea en 30 de diferencia y en Matemáticas divertidas con el fin de darle la mayor difusión posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s